Medicina para el alma - Angelus dominical - Cuauhtémoc - seguridadyjusticia.com.mx

Angelus dominical

Medicina para el alma

Por P. Eduardo Lozano

Medicina para el alma

Periodismo

Junio 14, 2020 14:06 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Por P. Eduardo Lozano › guerrerohabla.com


RESOLVÍ COMENTAR el enojo y coraje que me invadió hace un rato, pero ya se me olvidó la causa de mi furia (¿tan rápido?); yo sé que todavía no me pesca el Alzheimer, y sé que había motivo suficiente para enojarme, pero han aparecido pendientes y situaciones variados y múltiples, que de plano desplazaron mi molestia…

ESTUVE PLATICANDO con un galeno sobre los medicamentos y terapias que se aplican a variedad de enfermedades: antibióticos, antivirales, mucolíticos, antipiréticos, analgésicos, antihistamínicos, y otros; cada uno con una acción específica y/o general, cada uno con sus ventajas y riesgos, cada uno va provocando una respuesta en el organismo y cada organismo puede ir respondiendo de manera distinta a los fármacos…

MÁS ALLÁ DE QUÍMICOS y substancias que favorecen la salud del cuerpo, yo me enfoqué a comentar que necesitamos sanar también el alma, pues la armazón que somos (no sólo huesos y músculos, sino también sentimientos y afectos) siempre se ve alterada integralmente cuando aparece la enfermedad…

ME HA SUCEDIDO lo mismo que vimos en una enfermera hace algunas semanas, que con su canto y calidez ayudó al enfermo a encontrar serenidad y entonces los medicamentos químicos van resultado más efectivos; más que ser magia o truco, yo veo y creo que cuando nos disponemos anímicamente a sanar, el cuerpo también se acomoda, y cuando nos ponemos reticentes y rejegos, pues el cuerpo también se achicopala y/o encabrita…

SUAVE Y EFECTIVA MEDICINA para el alma es constatar que somos queridos y aceptados, que hay alguien que ve por nosotros sin interés mezquino; sabrosa terapia darnos cuenta -con madurez y equilibrio- que hay un motivo para sanar pues alguien nos espera; como un agradable linimento para el alma el apapacho afectivo de quien nos ama y lo manifiesta sin doblez o trampa, porque…

LUEGO SUCEDE QUE nos hacemos los indispensables y ya se fregó el asunto; o comenzamos de sospechosistas y las dudas surgen como salpullido, vemos algún cansancio o fatiga en quien nos atiende y ya nos brota la exigencia petulante y ofensiva; sentimos que somos molestos y nos victimizamos…

¡QUÉ MARAÑA Y CONFUSIÓN llegamos a constituirnos cuando la enfermedad avanza y la curación se aleja!; ¡qué complicados somos los seres humanos y que inhumanos nos volvemos cuando somos seres enfermos!; por lo pronto y a reserva de lo que llegue a suceder, pues quiero prevenir en carne propia: si me enfermo, por favor téngame paciencia…

¡QUÉ CONTRASTE SUCEDE!, pues al que sufre algún padecimiento se le llama ’paciente’ y la ’verdà’ -así decía mi abue- es que resultamos muuuuy impacientes; y no es para menos, pues el dolor o la fatiga corporal anejas a cualquier enfermedad ¡por supuesto que nos afectan también el ánimo y el alma!…

HACE COMO 20 AÑOS me ví imposibilitado para caminar (y no te contaré qué sucedió) y sin más me dije a-mí-mismo-merito-yo: ’Estoy enfermo y tengo que ceñirme a los cuidados y atenciones que debo recibir; así que a ser dócil y agradecido, a tomarme el medicamento y a pedir con toda cortesía y respeto lo que necesito; estoy enfermo del cuerpo y debo buscar que el alma también sane’…

EL CIEGO DEL CAMINO se puso a gritar y ni quién lo callara: ’Jesús, Hijo de David, ¡ten compasión de mí’ (Lc 18, 35); me viene al recuerdo tal relato del Evangelio porque hoy más que nunca deberíamos clamar al Hijo de Dios por la salud de cuerpo y alma; por la salud de individuos y comunidades, por la salud de la ciudad y la patria; y conste que sin olvidar los medicamentos y sin olvidar que hemos de sabernos y sentirnos queridos, aceptados, amados; y alcanzo a mirar que lo que obtuvo aquel ciego no solo fue la visión de los ojos, sino -sobre todo- la del alma… TE

QUIERO PEDIR un par de cosillas simples y discretas -amable lector- que favorezcan la curación integral de este amasijo de nervios, tendones, huesos, músculos, afectos, sentimientos, pensamientos y demás chunches visibles e invisibles que somos: 1) deja de estar contagiando pesimismos, críticonerías, quejumbres, indiferencias, chismes y toda la bola de calamidades anímicas y espirituales que luego brotan como gusanera; y 2) ponte a sembrar la salud con la cortesía y la buena voluntad, con el reconocimiento al trabajo ajeno y la valoración de todo lo que recibes; apresúrate a sanar el alma y verás cómo rápido también sana el cuerpo…

ME HAN LLEGADO comentarios sobre lo escrito aquí mismo el domingo pasado, cosa que agradezco y me sorprende, pues cuando uno siembra palabras en el papel nunca se imagina qué tan rápido o abundantemente germinarán y fructificarán; al escuchar tales comentarios como que también me provocan salud y quiero conservarla…

ACABO DE RECORDAR el motivo de mi súper-recontra-archi-requete-endemoniado enojo, pero como ya no hay lugar en esta página, pues sencillamente lo echo a la basura y sanseacabó…

Fuente: DLF


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.