En las nubes

Y los ensarapados de siempre

Carlos Ravelo Galindo

Y los ensarapados de siempre

Periodismo

Junio 11, 2020 21:58 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › guerrerohabla.com

Nuestros máximos planteles son los mejores del mundo.
Sí, nos referimos a un estudio internacional y lo decimos con orgullo.
En el ranking de las principales 2 mil universidades a escala global, México ubica a 20 instituciones, mayoritariamente públicas.
La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y
El Instituto Politécnico Nacional (IPN).
Son las instituciones de educación superior mexicanas mejor posicionadas en el listado del Centro para el Ranking Mundial de Universidades 2020-2021.
En la clasificación se califica la calidad de la enseñanza, empleo de antiguos alumnos, calidad del profesorado, resultados de investigación, publicaciones de alta calidad, influencia y citas, sin depender de encuestas ni presentaciones de datos universitarios.
Por noveno año consecutivo, la Universidad de Harvard ocupa el primer lugar de la clasificación.
Y qué les parece lo que nos dice nuestro apreciable colega Aspiros.
Sobre los ensarapados de siempre, como dice el señor de las mañaneras.
’Estimado amigo: leí en su momento la columna del compañero y maestro Abraham Mohamed. Y si no se apura el presidente con su socialdemocracia, corremos el riesgo de regresar al panismo individualista, que en una época antes de Christlieb se pregonó en las campañas políticas como democracia cristiana.
O, peor tal vez, aunque ni a cuál ir, volver al priismo que, matricida, terminó por matar a la Revolución mexicana.
Mientras seguimos a la expectativa, salud. A’.
De ninguna manera nos perdemos la oportunidad de hablar de la perspicacia, la chispa y el ingenio. Díganos si no.
Lo de la naturaleza me recuerda aquel hombre que, lleno de vanidad, alimentaba su ego siempre contra su naturaleza de vida.
Todo lo tenía postizo.
Cierto día su esposa le envía un mensaje:
–– Querido, estoy asustada porque la policía ha hallado un cuerpo quemado, con dentadura postiza, peluca, juanetes y cirugía plástica en la nariz.
Por favor, respoooondeeee este mensaje…
¡PARA SABER QUE ESTÁS BIEN!

Y del filósofo Bernardo de Alejandría
Con gratitud a don Virgilio Arias, secretario general del respetado y respetable Club Primera Plana.
Hay una historia que nos encanta, hoy la transcribimos para ti:
A los 15 años de edad, Bernardo de Alejandría entró en la gran biblioteca que guardaba 500 mil volúmenes e hizo el juramento de no salir de ahí hasta encontrar la última verdad del universo.
A los 30 años escribió un libro.
Los sabios se admiraron con los hondos misterios guardados en sus páginas.
Pero Bernardo dijo que en los millones de palabras que había escrito no estaba la verdad que buscaba. Siguió otros 30 años, y cuando acabaron, sacó a la luz un nuevo libro.
Tenía menos palabras, más Bernardo dijo que tampoco en ellas estaba la verdad última del universo, pero que se acercaba a ella.
Pasaban los años y nuevos libros salían de manos de Bernardo.
Cada vez eran más pequeños, tenían menos palabras que el anterior.
Pero tampoco en ellos el sabio había hallado su verdad.
Por fin, un día lo venció el tiempo.
Bernardo sintió que se acercaban los pasos de la muerte.
Congregó a sus discípulos en torno de su lecho y con una suave sonrisa les dijo que había encontrado finalmente la última verdad.
Les indicó que para decir esa verdad no eran necesarias millones de palabras, sino una sola. Les dijo que esa era la palabra: amor’.
Al seguir la esencia de esta historia, el amor es nuestra fuente de vida, pero nos hemos olvidado de las tres principales vertientes de este:
Amarnos a nosotros mismos, amar nuestra vida y amar a la naturaleza.
Hemos dejado de amar a la naturaleza con nuestras acciones, hay una frase tan contundente que es indiscutible:
’Dios siempre perdona, el hombre a veces, la naturaleza nunca’.
En una carrera irracional en busca de riqueza económica y el poder, el hombre ha ido a contrapelo de su instinto natural, y depredan irracionalmente a la naturaleza.
El hombre moderno se ha olvidado de aprender, de los viejos indígenas y de las abuelas y los viejos de los pueblos, esa tradición oral que a su vez sus mayores les transmitieron en donde hay un profundo amor a la naturaleza.
Es así que la naturaleza, en donde nada es superfluo y todo tiene un porqué, ’con un brote de gripe, fiebre y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar).
En casos más graves, neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte’, es lo que nos cobra la factura de tantas sandeces que hemos hecho y continuamos en desamor a la madre tierra, con pesticidas, deforestación, basura tirada insensatamente, contaminación del aire, agua y tierra, depredación irracional de animales, etcétera.
La gravedad del COVID-19 deja una lección al mundo, como dijo Aristóteles: ’La naturaleza nunca hace nada sin motivo’.
Hay que hacer un alto en el camino evitar sobrepasar los límites establecidos por ésta, para no despertar la fuerza escondida que posee.
’Las recomendaciones para no propagar la infección son: la buena higiene de manos y respiratoria (cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar) cocción completa de carne y los huevos.
Evita el contacto con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos.’
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.